UNAS CUANTAS PREGUNTAS

Como profesional de los recursos humanos, directivo o formador, ¿puedes identificar cómo se comportan de manera natural los gerentes de alto rendimiento de tu empresa? ¿Cómo se comportan los vendedores de tu organización que obtienen mejor desempeño? ¿Y los administrativos?

Me gustaría que le dieras una vuelta a estas preguntas que acabo de realizar. ¿Puedes reconocer aquellos comportamientos que parecen entorpecer a los empleados de bajo rendimiento de tu organización?

No estoy hablando de conceptos complejos, me gustaría que nos centráramos en términos como eficiencia, motivación, independencia, confianza en sí mismo, iniciativa…

Te pido que hagas una reflexión más. ¿Crees que si se comportaran de forma diferente, podrían salir de ese camino para embarcarse en uno más exitoso? Si la respuesta es afirmativa, enhorabuena, porque eso significa que eres consciente de que hay cambios que realizar.

El DISC, es una de las evaluaciones de personalidad y comportamiento más populares utilizadas en organizaciones de todo el mundo y en todas las industrias por una razón clave: Proporciona datos objetivos que permiten aislar algunos de los denominadores comunes presentes en aquellos empleados de alto o bajo rendimiento.

Con esto no quiero decir que un proceso de selección o uno plan de desarrollo deba de supeditarse únicamente a los resultados del test DISC, ya que otros factores importantes, como las habilidades específicas o el contexto en el que se desarrolla la actividad del empleado, son importantes. Pero sí creo que la incorporación del perfil DISC en la ecuación, puede ser determinante para descubrir la adecuación y mejora del rendimiento del trabajador en nuestra empresa.

CÓMO FUNCIONA DISC

DISC es un acrónimo que trata de simplificar cuatro características de la personalidad humana:

D – Dominio

I – Influencia

S – Serenidad

C- Conciencia

Cada estilo está asociado con ciertos comportamientos o características observables que son las siguientes.

Dominancia – las personas con estilo D tienden a ser directas, firmes o incluso contundentes. Valoran tomar medidas y obtener resultados y, en general, son competitivos.

Influencia – Las personas con el estilo I tienden a ser extrovertidas, entusiastas y, en general, son de naturaleza optimista. Al igual que el estilo D, les gusta actuar, pero estos son más colaborativos que competitivos.

Serenidad – Las personas con el estilo S tienden a ser pacientes y complacientes. Disfrutan de la estabilidad y, al igual que el estilo I, tienden a ser colaborativos, aunque ellos se sienten más cómodos en grupos mas pequeños.

Conciencia – Las personas con el estilo C, son concienzudas. Suelen ser analíticas y reservadas. Similar al estilo S, prefieren la estabilidad, pero su prioridad en la precisión hará que desafíen las suposiciones.

¿ES REALMENTE TAN SENCILLO?

Sí y no. Si bien el modelo DISC, creado por el psicólogo William Marston hace casi un siglo, describió con precisión el comportamiento humano utilizando solo cuatro estilos, es obvio que los humanos somos mucho más complejos y que tenemos más de cuatro «aristas». Sin embargo, la evolución de la teoría DISC hasta nuestro test DISC en la actualidad, ha conseguido, gracias a la ciencia matemática, que los algoritmos hagan el resto, dando como resultado una compleja combinación de estos cuatro factores y sus niveles únicos de influencia en cada evaluado. Así, con cerca de doscientos millones de variables en los posibles resultados, nuestros informes DISC de DISCforAll y no otros, consiguen una excelente radiografía que ahonda en profundidad en la personalidad y el comportamiento del evaluado, poniendo al servicio de la empresa y sus profesionales una herramienta imprescindible para la mejora del desempeño, programas de desarrollo, resolución de conflictos, etc.

Si estás interesado/a en obtener más información, no dudes en ponerte en contacto conmigo virginia@discforall.org

www.discforall.orgExpertos en Evaluación y Formación DISC.